23 de septiembre: Día de la Bisexualidad

Manifiesto del 23 de Septiembre del Área de Bisexualidad de la FELGTB y Arcópoli
Otro 23 de septiembre más, la FELGTB vuelve a participar, y ya llevamos tres, como en otros muchos países; en el día mundial de la Bisexualidad, para recordar a la ciudadanía que el mundo no se pinta sólo en dos colores, no todo es blanco o negro, ni todas ni todos somos heterosexuales u homosexuales. Si nuestra bandera es el arco iris, ¿porqué empeñarnos en ver sólo un color?
Desde Madrid, Galicia y Asturias, Valencia, Canarias y Murcia, también Gran Bretaña, Francia, Suiza, Estados Unidos, México, Sudáfrica o Israel, hoy volvemos a insistir que debemos dejar de lado los sistemas dicotómicos, la imposición del deseo en uno u otro género. Os invitamos a repensar el concepto del amor. Dejemos de lados los mitos, los prejuicios y los tabúes que rodean a esta realidad. La bisexualidad no es homosexualidad secreta, ni heterosexualidad escondida, es otro camino de la expresión afectivo sexual
La bisexualidad es el potencial de sentirse atraído romántica, sentimental y/o sexualmente por personas con independencia de su género o sexo, no necesariamente al mismo tiempo, no necesariamente de la misma manera, en el mismo grado o con la misma intensidad .
La bisexualidad no es ni una fase, ni una moda retro que venga desde Grecia, ni un sentimiento pasajero. La Bisexualidad existe porque nosotras y nosotros las y los bisexuales declaramos serlo. Es un sentido de ser hacia el mundo, antes que un estilo de vida. Nadie puede decidir su orientación sexual, lo que sí que puede decidir, es vivirla en libertad y con naturalidad, sin miedo a presiones externas o a ser juzgado por las personas de su alrededor.
Y eso es precisamente lo que hoy pedimos. Reclamamos una sociedad libre de bifobia, de violencia contra las personas LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), en la que todas y todos los ciudadanos podamos vivir libremente y sin temor a ser rechazados, despedidos o agredidos por nuestra orientación sexual o identidad de género. Exigimos a la sociedad, a las instituciones y a las y los políticos, que no presupongan nuestra orientación por la persona de la que vayamos de la mano, que no fragmenten nuestra realidad en una y otra acera.
La BIsibilidad de esta realidad es una herramienta fundamental para alcanzar la igualdad real en las aulas, en las calles, y en la sociedad, para que los avances no queden relegados sólo a un marco legal que hacen de nuestro país un referente, y para esto necesitamos la participación de todas y todos. Este es el año Trans, un año para transformar, para hacer la nuestra una sociedad más justa, más plural y más diversa. Hacemos un llamamiento para reivindicar que entre las personas transexuales, aquellas cuya identidad de género no concuerda con su sexo de nacimiento, también hay bisexuales, pues es distinto hablar de orientación sexual que de identidad. Para alcanzar este objetivo es necesaria la comprensión por parte de los medios así como su compromiso de tratar la transexualidad y la bisexualidad desde el conocimiento y el respeto. Pedimos a los medios que no nos presenten como personas infieles, confusas, o nos nieguen nuestra existencia. Insistimos otro año más en la importancia de la educación, de descubrir las historias individuales de nuestros más pequeños, escondidas en las aulas. Exigimos escuelas, institutos y universidades libres de discriminación, de acoso y de LGTBfobia. E
s fundamental formar a nuestras y nuestros jóvenes en diversidad sexual. Es inconcebible que solamente tres libros de texto de Educación para la Ciudadanía mencionen la bisexualidad, y no nos cansamos de repetir que sin educación, sin visibilidad, esta sociedad no lo tiene fácil para superar los estereotipos y prejuicios que llevan a la discriminación de las personas bisexuales.
Porque detrás de las palabras diversidad sexual hay una realidad, que hay quienes se empeñan en ocultar y olvidar. Si estamos todas y todos aquí es porque con nuestro esfuerzo, mañana, la ferretera, el panadero, el maestro o la alumna… se llamen Pepe o sean María…podrán vivir plenamente, sin temor a ser discriminados por amar al que “no deben” o acostarse con quien quieren.
Sólo si todas y todos nosotros y aquellos que no no están escuchando hoy, tomamos conciencia de la diversidad y riqueza de nuestra sociedad, llegará el día en que no sea necesario reivindicar BIsibilidad y respeto.
Mientras tanto, seguiremos afirmando ¡sí, yo sí soy bisexual¡
Esta entrada fue publicada en Ávila, bisexualidad, LGTB. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s